Home Crónicas y Reportajes Dos niños han muerto ya en Cancerología de Guerrero

Dos niños han muerto ya en Cancerología de Guerrero

65
0
SHARE

Y Astudillo sigue sin ordenar que se investigue

 

Por Staff Liberación Guerrero

Dos niños muertos por el uso de medicamentos inadecuados en la aplicación de quimioterapias no han bastado para que el gobierno de Héctor Astudillo asuma acción alguna, ni de investigación, ni de eventuales sanciones a los responsables, en el caso del Instituto Estatal de Cancerología de Guerrero.

A poco más de siete meses de que falleciera el primer infante afectado con cáncer y al que se le aplicaron medicamentos genéricos en sus quimioterapias –en lugar de las medicinas de patente recomendadas para el caso–, el gobierno de Héctor Astudillo parece estar decidido a apostarle al silencio y a que con el paso de los días, semanas y meses el asunto quede en el olvido. Como otros muchos y tantos otros casos en su administración.

Así lo deja ver el hecho de que hasta el momento, ninguna autoridad ni del gobierno de Héctor Astudillo, ni de la secretaría de Salud, ni del Instituto de Cancerología de Guerrero, han salido a dar cuenta a la ciudadanía sobre las razones que llevaron en su momento a sustituir las compra de medicamentos de patente por medicamentos genéricos para la aplicación de quimioterapias a niños y mujeres afectados con distintos tipos de cáncer.

Todo el mundo sigue trabajando como si no hubiera pasado nada, como si no se hubieran muerto dos niños, ya sea por negligencia, por errores médicos o por corrupción en la compra de medicamentosl director del Instituto, Jorge Eblem Azar Silvera no ha dicho nada y sigue al frente del hospital, lo mismo que el director administrativo Nelson Rodríguez Cisneros, responsable de las compras de medicamentos, así como el resto del personal médico que aplicó incorrectamente los tratamientos que llevaron a la muerte a dos infantes, uno en agosto del 2016 y el otro apenas en el mes de febrero pasado.

El gobernador Astudillo, por su parte, no ha informado tampoco nada acerca de investigación alguna que haya ordenado para esclarecer el asunto, y antes bien acudió al mismo hospital a darle todo su apoyo al director del nosocomio.

***

Hay que recordar que el primer niño muerto se registró en agosto del 2016. Y no fue sino hasta principios de este año en que se tuvo conocimiento de ello mediante el portal de noticias digital del semanario Proceso.

Las primeras noticias dadas a conocer por el portal de Proceso hacían referencia a diversas denuncias relacionadas con el cambio de medicamentos por el cual se dejaron de comprar medicinas de patente y se sustituyeron por medicamentos genéricos.

Se presumía, en ese momento, que infantes y mujeres habían sido afectadas y que presumiblemente había incluso ocurrido un fallecimiento.

Sin embargo, el secretario de Salud, Carlos de la Peña Pintos negó que hubiera habido fallecimientos y dijo incluso que todos los procedimientos de compras estaban sujetos a controles federales.

En un comunicado oficial, Carlos de la Peña dijo:

“En el Instituto Estatal de Cancerología (IECAN) “Dr. Arturo Beltrán Ortega”, de Guerrero, existe una supervisión constante y profesional en la atención de los pacientes por parte de la Comisión Nacional de Protección en Salud, así como de la Secretaría de Salud federal y la Estatal, en materia de seguridad y calidad de los medicamentos y tratamientos que se les aplican. Mensualmente se reciben y se revisan los reportes de medicamentos con sospecha de reacciones adversas en pacientes, los cuales se notifican a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), en caso de que lo hubiera; hasta el momento no hemos reportado ninguna reacción.

De esta manera, existe una estricta supervisión en la operación de este organismo como institución de alta especialidad en la atención del cáncer en Guerrero, de control en la adquisición de medicamentos oncológicos, equipamiento, así como material de curación, apegados a los estándares de calidad que exige la normatividad vigente en materia de salud a nivel federal y estatal.

En relación a la posición tomada por Marcelino Gaytán Ángel y Ana Bertha Rivera Ramírez, médicos de esta institución, hecha de manera pública en medios de comunicación, de suspender la aplicación de medicamentos oncológicos al argumentar efectos secundarios en pacientes, y a quienes desde agosto del año pasado se atendió su denuncia. Actualmente, a solicitud de los integrantes del Comité de Aval Ciudadano del IECAN, la Contraloría Interna les ha requerido por escrito un informe médico del diagnóstico actual de los pacientes que reciben tratamiento de quimioterapia en este Instituto, para los efectos a que tenga lugar.

En el caso de la doctora Rivera Ramírez, Jefe de Oncopediatría, dio ya contestación a la solicitud de la Contraloría del IECAN, en el sentido de que desde agosto del año pasado se les notificó sobre el cambio de la distribuidora de medicamentos por haber finalizado el contrato con la anterior, de que se rindió un informe a la Cofepris, y que los casos clínicos fueron sesionados en una reunión extraordinaria del Comité de Infecciones y del Comité de Calidad.

Es importante señalar que a todos los pacientes del Instituto se les da seguimiento, están bajo control, y no hay reportes de complicaciones o fallecimientos”.

Sin embargo, el secretario de Salud mintió, pues desde agosto había ocurrido el primer caso de muerte por uso de medicamentos genéricos en la aplicación de quimioterapias.

Y la misma mentira la repitió el gobernador Héctor Astudillo, quien primero dijo que no había ocurrido muerte alguna, y a las pocas horas tuvo que reconocer la existencia de un niño muerto, aunque con un discurso en el cual buscó por todos los medios minimizar el asunto, y sin asumir compromiso alguno para investigar.

***

Aún con el peso de sus mentiras flotando en el ambiente, ocurrió entonces el caso del segundo niño muerto por uso de medicamentos inadecuados.

Se trata de un infante de nombre Francisco Evangelista del Carmen, de diez años, quien padecía leucemia y quien igual que el primer caso recibió tratamiento con medicamentos genéricos en el Instituto de Cancerología de Guerrero.

Luego de recibir tratamiento, el caso de Francisco Evangelista se les complicó a los doctores quienes llegaron incluso a decirle a la familia que deberían amputarle una pierna por los efectos del tratamiento. Nunca les dijeron que ese tratamiento ya no lo estaban haciendo con medicamentos de patente sino con genéricos.

Pero los padres no aceptaron y dejaron de llevar al menor al Instituto. Su desconfianza era tan grande como su pobreza, pues sin recursos económicos no tuvieron más remedio que ver como la vida del niño se le iba día con día. Hasta el momento en que no pudo más y falleció.

***

Cabe señalar que en un estado donde la nota roja es pan de todos los días en los principales periódicos y medios de comunicación, prácticamente ningún medio subió ni a sus portales, ni a sus programas de radio o de TV, ni a sus páginas impresas lo ocurrido en el Instituto de Cancerología de Guerrero. Sólo el portal del semanario Proceso mantuvo un seguimiento y denuncia permanente.

***

Queda ya sólo por esperar, el destino que tenga en los tribunales la demanda penal que los padres del primer niño fallecido presentaron ante las instancias legales correspondientes y en contra del gobierno de Guerrero por negligencia médica.