Home Entrevistas El Acapulco dorado guardado en el closet

El Acapulco dorado guardado en el closet

198
0
SHARE
Foto¬ Azul Ramos

Entrevista con Lost Acapulco

 

Por¬ Azul Ramos

 

Lost Acapulco es, sin duda, una de las principales bandas de la escena Surf en México desde 1996. Ellos, como la ciudad, se han ido adaptando con el paso del tiempo. Sufriendo, quizá, los mismos cambios que nos han obligado a modificarnos completamente.

Lost se ha caracterizado por tener un sonido propio que retoma los años dorados de Acapulco y reivindica las tradiciones populares mexicanas, tales como la lucha libre, que se puede identificar fácilmente al usar máscaras en el escenario.

Integrado por Warpig (en la batería), el Crunchy (en la guitarra), Sr. Ramírez (en el bajo) y el Reverendo (en la guitarra), han logrado posicionarse en países europeos, así como Alemania, Suiza, España y Japón.

El Acapulco perdido, el desvencijado y abandonado es el principal impulsor de cada una de las canciones que componen los discos de la banda, que si bien, buscan sacar del closet un poco de lo que han ido ocultando de la ciudad y buscar la manera de, consigo, recuperar los espacios que se han ido perdiendo.

Muchas de sus canciones han sido incluidas en películas consideradas el “nuevo cine mexicano”, tales como Sexo, Pudor y Lágrimas, Perfume de Violetas, Atlético San Pancho, Matando Cabos, Santos Peregrinos y en animaciones de Jorge Alderete para MTV y Nickelodeon.

Por primera vez oficial, Lost Acapulco se presentó el 6 de Agosto en el festival Guerrero Rock 2016. Así, Crunchy Acapulco, Daddy O-Grande, Warpig y el Reverendo Acapulco lograron reunir en un espacio tan pequeño más de 200 personas que lograron invadir el lugar de risas, baile, slam y explosión.

¿Cuál fue el motivo de la creación de la banda?

CRUNCHY ACAPULCO: Recordar al Acapulco aquél de los sesentas; ya sabes, Mauricio Garcés y toda esa banda que venía a hacer sus películas y nos quedamos con esa idea. La banda existe a partir de la inexistencia del antiguo Acapulco, que se quedó sólo en las películas.

¿Cómo nace Lost Acapulco?

REVERENDO ACAPULCO: Lost Acapulco se ha ido adaptando a los tiempos. Al principio, éramos dos personas más, que ahora ya no están y desde hace ya 15 años somos un grupo más estable. Como Acapulco, Lost Acapulco también ha ido cambiando algunas cosas; pero ahora realmente somos lo que ahora suena y el cambio que ha pasado a los discos. Actualmente, los integrantes que conforman la banda son Warpig Acapulco (en la batería), el Crunchy Acapulco (en la guitarra), Daddy O-Grande (en el bajo) como invitado especial en esta tocada y yo, el Reverendo Acapulco (en la guitarra).

¿Qué se siente tocar en Acapulco? ¿Es su primera vez tocando aquí, cierto?:

REVERENDO ACAPULCO: Bueno, en realidad es la segunda. Hace muchos años vinimos a tocar al Hard Rock Café, hace como unos más de 15 años.

¿Qué impresión tienen del actual Acapulco?

CRUNCHY ACAPULCO: Un poquito desvencijado, abandonado. Muchas partes de Acapulco eran muy padre visitarlas y te asombrabas, y ahora lo ves y está muy descuidado, muy abandonado.

Esperemos que Acapulco recupere esa magia que siempre tuvo, que la tiene aún, pero que se quedó guardado en el closet.

 

REVERENDO ACAPULCO: Podríamos añadir sobre todo con el rock.  Porque siempre hay bandas que tocan covers y está bien; pero realmente bandas que hagan rock de verdad, que pueden ocasionar que un grupo grite, eso es lo que le hace falta a Acapulco: que existan más lugares donde puedan las bandas tocar en vivo.

¿Qué los animó a tocar en Acapulco?

CRUNCHY ACAPULCO: Jerry Rodríguez nos invitó por parte de la Secretaría de la Cultura del estado. Él hizo todas las gestiones. Me contactó, nos pusimos de acuerdo, y confiamos en él. Lo conocemos de mucho tiempo e hizo todo lo posible para que sucediera. Ojalá que año con año sigan aumentando los grupos invitados y sigan haciendo Guerrero Rock e inciten a que se sigan haciendo muchas cosas. Porque la neta hace falta mucha vida, mucho rock and roll, sobre todo por estos lares.

WARPIG: Yo veía las fotos de mis papás de cuando venían a Acapulco y cuando eran novios, cuando estaban recién casados y se venían a Acapulco con toda la familia. Creo que es tradición venir a Acapulco y era la añoranza después del boom en el cine.

Ya nada es igual, ya no hay para mucha gente. Ahorita ya ni se puede caminar tranquilo por la playa. Es ese añorar, con ese Acapulco-Mauricio Garcezco, pero ahora se vuelve a aplicar con la situación de todo el país, no sólo de Guerrero. Ese añorar de que, sin planearlo, podías venirte del entonces D.F. a Acapulco en un dos por tres. Y ahora nos toca vivir esto. Ya la pensamos para venir. Mucha gente ya no quiere venir porque “está cabrón”. Y es por eso que cuando nos invitan a venir a tocar es que decimos ¡VAMOS! Nosotros queremos contribuir a eso: a decirle a la gente que venga y recuperar los espacios que estamos perdiendo.

Foto¬ Azul Ramos
Foto¬ Azul Ramos