Home Crónicas y Reportajes La alberca de la UDA que se le quiere quitar a la...

La alberca de la UDA que se le quiere quitar a la gente de Acapulco

196
0
SHARE

Los negocios turbios entre Nelson Vargas, la CONADE y el gobierno de Astudillo

 

 

Por: Héctor Briseño.

El fantasma de la privatización ronda la Unidad Deportiva Acapulco (UDA).
La pompa con que el gobierno estatal anunció en febrero de 2016 la renovación del inmueble, ubicado en la colonia Progreso, quedó en el pasado, envuelta en falta de transparencia y una nube de misterio que impide incluso, acercarse a tomar fotografías a la nueva UDA.

La reciente visita al puerto de Acapulco (20/ene/2017), del promotor y empresario de la natación, Nelson Vargas Basáñez, acompañado por el director de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), Alfredo Castillo Cervantes, dejó entrever las intenciones de la dependencia federal, instancia que aportó alrededor de 45 millones de pesos para la remodelación de la primera etapa de la UDA, cuyos trabajos se han prolongado casi un año, sin que exista fecha para su reapertura.

Como si fuera propia, el empresario Nelson Vargas se ha referido a la instalación acuática del inmueble inaugurado en 1975.

De hecho, el titular de la Conade lo presentó como asesor para la construcción de la alberca, y reveló que incluso han sostenido reuniones de trabajo con el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores.

Por su conducto, Nelson Vargas se ha promovido como el salvador de la natación de Acapulco y ha presionado a la administración estatal.

El 15 de enero de 2017 fue publicada en el diario nacional El Universal, una columna firmada por Nelson Vargas.

En su escrito, el ex director de la Conade (2000-2006), resalta que la alberca reúne las condiciones para que Acapulco recupere su lugar en la natación mexicana.

También critica a quienes manejan la natación en Guerrero, al expresar que no ayudan a sus nadadores a sobresalir.

El empresario omite mencionar cómo administra sus albercas privadas, en las cuales, más que la detección de talentos, impera el cobro de mensualidades.

 

“Nelson quiere agua para su molino”.

En su intervención durante la presentación de la competencia de aguas abiertas 5K Ronald Jonson (20/ene/2017), el director de la Conade, Alfredo Castillo, explicó que la alberca pudo ser remodelada debido a que las federaciones deportivas nacionales regresaron 94 millones de pesos que no pudieron comprobar el pasado ejercicio fiscal, además de 41 millones de pesos que faltaban por asignar.

Recordó que “fue cuando Nelson nos pidió que volteáramos a Acapulco, acababa de entrar Astudillo”.

Castillo Cervantes mencionó que “la primera etapa está concluida, el profesor por supuesto quiere agua para su molino, quiere sus bancos, sus vestidores, que toda la parte de natación esté de primer mundo, lo cual es legítimo, pero tenía que haber correspondencia con el resto de instalaciones”.

Y añadió: “te felicito Nelson, cada semana recibía una llamada del profesor. Nelson tiene la idea de que necesitamos una alberca a nivel del mar con las condiciones que tenemos en Acapulco”.

 

Dinero para mantenimiento.

El principal argumento para entregar a manos privadas instalaciones deportivas públicas, es el dinero para su mantenimiento.

El director de la Conade sentenció: “no queremos elefantes blancos ni unidades deportivas que se vayan deteriorando”.

Recordó que “el congreso de Nuevo León (2016) aprobó un presupuesto para mantenimiento de sus instalaciones y vías de acceso, para Conade sería irrelevante si es el gobierno del estado o la iniciativa privada, lo que si es relevante es que las instalaciones se tienen que mantener”.

Subrayó que “es lamentable que todas las unidades deportivas que yo visito están abandonadas, la red de campos agujeradas, los aros de básquetbol doblados, los baños muchas veces inservibles, las pistas levantadas, los pastos con hoyos; cuando tu lo ves, dices, de que nos servía que no fueron tal vez concesionadas”.

En el caso de la UDA, el espacio cuenta con estadio de futbol con tribunas con capacidad para 8 mil personas, estadio de béisbol, pista de tartán, área para dos gimnasios techados, cancha techada de baloncesto, zona para chancha de tenis, alberca olímpica, fosas de clavados y para calentamiento de nadadores.

Castillo Cervantes enfatizó que si el gobierno estatal a través de una cuota económica o su propio presupuesto aprobado por el Congreso local, mantiene la instalación, le será entregada para su administración.

Sin embargo, añadió que existe otro problema, el pago de entrenadores, profesores, médicos, equipamiento como balones, cronómetros y hasta cámaras de video.

El funcionario federal recalcó que “será tema del gobierno del estado, decidir conforme a sus atribuciones si entrega en concesión la UDA, o ellos a través del Instituto del Deporte, efectúan el mantenimiento. Todas las unidades deportivas deben tener un presupuesto para mantenimiento, sea público o privado”.

 

 

“Esto es un negocio”. 

Nelson Vargas, el empresario, se ha ganado en Acapulco la antipatía de nadadores, entrenadores y promotores de la natación.

En el año de mayor violencia en el puerto durante la última década, el 11 de mayo de 2011, Vargas Basáñez registró ante la Secretaría de Economía la marca nominativa “Maratón Guadalupano”, dentro de la clase 41, en el rubro de Actividades deportivas y culturales, por un periodo de 10 años, con la finalidad de organizar su propio

campeonato, pasando por encima de la Agrupación de Natación del Estado de Guerrero (ANEG), que por su parte, posee escasos argumentos para defender su posición.
De acuerdo a testimonios recabados, el que Nelson Vargas registrara el Maratón Guadalupano a su nombre, no representa más que el sello de su visión empresarial, que es acaparar, comprar, ganar, y no formar nadadores, a quienes atrae a través de becas e incentivos para que representen a la Acuática Nelson Vargas en torneos nacionales e internacionales.

“Esto es un negocio”, recalcó Nelson Vargas a un grupo de entrenadores cuando incursionó como empresario de la natación, al inaugurar su primera alberca, por ahí de 1978, y prosiguió: “entre más tarden los niños en aprender a nadar, mejor, esto es un negocio, a los mejores hay que mandarlos al IMSS, aquí venimos a ganar dinero”.

Su red de albercas privadas ya suma 18 centros acuáticos en el país.

“Cuando los papás inscriben a sus hijos en sus acuáticas tienen que comprar la toalla, el traje de baño, pantuflas, gorros, visores, todo de la marca de Nelson Vargas”, señaló un entrenador.

El pasado 20 de enero, al ser cuestionado por registrar el “Guadalupano” a su nombre, Vargas Basáñez argumentó que lo hizo pensando en proteger a nadadores de Guerrero.

Mencionó que “lo hice con la esperanza de que alguna gente que quiera a Acapulco, el nombre regresa”.

Lo que no informó el empresario es que no realiza ningún descuento a nadadores de Guerrero para participar en la competencia 5K.

Vargas insistió que “recomendarle al gobierno del estado que de nada sirve una instalación, que se la dejen nueva, pero que no haya forma de mantenerla o utilizarla en  forma adecuada. Podemos hacer cosas maravillosas para los acapulqueños. Poniendo escuelas de natación, clavados, polo acuático, nado sincronizado, buceo”.

Entonces se dirigió al director de la Conade, y relató que: “el otro día me presentó al gobernador…pues órale, vamos a entrarle”.

Sostuvo que “el esquema de concesión sería muy interesante, siempre y cuando no sea con fines de lucro, sino de un servicio a los acapulqueños, que les cueste lo menos posible hacer uso de las instalaciones, para que con ese recurso que se le da, no tenga que venir dinero del gobierno para que opere”.

 

 

La ANEG, sin “Guadalupano”, sin dirigencia, sin resultados…sin rumbo.

Ante la posibilidad real de que la alberca olímpica Apolonio Castillo sea concesionada, existen escasas posibilidades de una resistencia local.

La primera de ellas, la carencia de mesa directiva.

El presidente de la Federación Mexicana de Natación, Kiril Todorov, expresó que “no hay una asociación vigente en este momento en el estado de Guerrero. No hay un consejo, un comité ejecutivo electo y en funciones, no lo hay”.

El segundo motivo es que la ANEG ha obtenido escasos resultados deportivos en los últimos nueve años.

En los últimos tres años su eficiencia en la Olimpiada Nacional es de cero. Ni siquiera compite ante otros deportes de Guerrero.

El ex presidente de la ANEG durante más de ocho años, Víctor Mosso Lomelí, ha mantenido un perfil bajo en los medios, su presencia crece cuando se acerca diciembre y es momento de organizar el codiciado Maratón Guadalupano de aguas abiertas, al cual asistieron el último año 6 mil 500 competidores, a quienes se cobra una cuota de inscripción que oscila en los 500 pesos.

El total, menos el pago a proveedores e insumos, no es nada despreciable, unos 2 millones de pesos.

Las cifras de años anteriores son similares, en cuanto a participación y cuota de registro.

No obstante, en las últimas olimpiadas nacionales la natación de Guerrero ha obtenido resultados decepcionantes, al igual que el deporte en el estado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el siguiente cuadro se muestran los resultados de la natación de Guerrero en los últimos nueve años, incluidas sus modalidades, y su aportación al deporte estatal en el sistema de puntos de la Olimpiada Nacional (ON)

 

 

Los escasos resultados de la ANEG.

 

La ON 2008 registró la última medalla de Guerrero gracias a un tercer lugar obtenido por Alejandro Soots de Acapulco.

 

En la ON 2009, la natación de Guerrero (polo acuático), obtuvo 40 puntos de los 434 que ganó la delegación, 9.2 por ciento del total. Guerrero ocupó el sitio general 25 de 36 entidades.

 

En la ON 2010, la natación de Guerrero (polo acuático, natación, aguas abiertas) obtuvo 234 puntos de mil 262 que ganó la delegación, 18.5 por ciento del total. Guerrero ocupó el lugar general 26 de 36 entidades.

 

En la ON 2011, la natación de Guerrero (natación), obtuvo 15 puntos de los mil 266 que ganó la delegación, 1.1 por ciento del total. Guerrero ocupó el sitio general 28 de 36 entidades.

 

En la ON 2012, la natación de Guerrero (aguas abiertas, natación), obtuvo 100 puntos de los 912 que ganó la delegación, lo que representa 10.9 por ciento del total. Guerrero ocupó el lugar general 35 de 36 entidades.

 

En la ON 2013, la natación de Guerrero (aguas abiertas, natación), obtuvo 95 puntos de los mil 101 que ganó la delegación, lo que equivale a 8.6 por ciento. Guerrero se colocó en el lugar 33 de 36 entidades.

 

En la ON 2014, la natación de Guerrero obtuvo cero puntos de eficiencia. Guerrero se ubicó en el sitio 35 de 35 entidades.

 

En la ON 2015, la natación de Guerrero obtuvo cero puntos de eficiencia. Guerrero se colocó en el lugar 35 de 35 entidades.

 

En la ON 2016, la natación de Guerrero obtuvo cero puntos de eficiencia. Guerrero se instaló en el sitio 34 de 35 entidades.

 

 

¿Un mal necesario?

En las últimas dos décadas, la UDA ha sido administrada por ex boxeadores, transportistas, ex regidores, maestros de educación física, el propio Víctor Mosso, sin que el inmueble, que opera como Organismo Público Descentralizado, haya sido auto sustentable.

En condiciones así, es probable que la concesión a manos privadas represente un alivio, al menos de la alberca, aunque el precio lo tendrán que pagar los propios acapulqueños.